El Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía española, medido en términos de volumen encadenado con referencia en el año 2015, registra un crecimiento intertrimestral del 0,4% en el tercer trimestre de 2019.

Se trata de una décima menos que la previsión del Gobierno.

El PIB de España creció un 0,4 % en el segundo trimestre del año, una décima menos que en el trimestre anterior y a su menor ritmo en tres años. 

La corrupción en México cuesta entre el 5 % y el 10 % PIB.

Aunque la economía española sigue creciendo por encima de la media de los países europeos, empieza a dar señales de desaceleración.

El FMI ha proyectado un porcentaje a la baja del PIB al 3,3 % a nivel mundial.

La industria alimentaria en España se erige como un motor económico, social y cultural. Representa un total del 2,5 % del PIB.

2019 supondrá un año fiscal difícl para el país azteca