El desafío de la sostenibilidad para el sector logístico

QWSRGH

Simon-Kucher & Partners, consultora global de estrategia y marketing, analiza la importancia de la sostenibilidad en el sector de la logística.  El Estudio Green Logistics muestra los resultados de 100 empresas B2B en Europa que utilizan proveedores de servicios logísticos y que afirma que estos aspiran a que la logística sea respetuosa con el medio ambiente y que se convierta en el estándar de futuro.

El último estudio de Green Logistics* realizado por Simon-Kucher & Partners, la consultora de estrategia global y marketing, muestra que el 55% de las empresas consideran que la sostenibilidad es un tema muy importante, cuya importancia varía ligeramente en Europa Central (64%), países del Sur Europa (55%) y Europa Occidental (44%). Sin embargo, la mayoría de los encuestados centra sus iniciativas de sostenibilidad en reducir las emisiones que producen, directa o indirectamente: cuando se trata de seleccionar un proveedor de servicios logísticos, solo el 31 por ciento de las empresas considera que este tema es muy importante (Europa Central: 34%), Sur de Europa: 36%, Europa Occidental: 25%). Una razón de esto podría ser la falta de ofertas reales del sector logístico. “Muchas empresas del mundo logístico, a día de hoy, ya tienen objetivos de emisiones en línea con el Acuerdo de París, sin embargo pocas han definido los compromisos económicos que conllevan estos objetivos y por lo tanto tampoco está claro quién pagará al final” dice Ignacio Gómez, socio y líder de la práctica logística de Simon-Kucher en Iberia.

Desarrollar productos logísticos sostenibles es un desafío

Al crear un producto de logística sostenible, hay varios componentes a considerar, como por ejemplo los objetivos de emisiones, las medidas, el diseño del producto, las estrategias de comunicación y la gestión de precios. Actualmente, las medidas para reducir las emisiones en la logística no son suficientes para lograr la neutralidad de carbono, por lo que la compensación de carbono sigue estando a la orden del día. Según el Estudio, las empresas aún no tienen una preferencia clara en cuanto a qué medidas tomar. El 28% de los encuestados califica evitar las emisiones como la medida más importante, pero tanto los esquemas de compensación de carbono (20%) como incluso el “lavado verde” a través del comercio de certificados (20%) se consideran casi tan importantes. Como resultado, no está claro si el mercado está preparado para asumir soluciones logísticas costosas pero verdaderamente neutrales para el clima, como el uso de combustible de aviación sostenible en el transporte aéreo.

Monetizar la logística neutra en carbono es la clave del éxito

Los clientes (40%) quieren soluciones simples, como un único producto estándar para todos los clientes que sea ecológico. Prefieren incluso en lugar de un recargo voluntario de carbono o una opción de certificados de emisión opcional, la decisión de "volverse verde" debería dejarse preferiblemente en manos de las empresas logísticas. Según el Estudio, la disposición a pagar por una logística sostenible difiere enormemente entre los diferentes segmentos, que van desde “el activista” hasta “el ignorante”. “Ofrecer un solo producto 'ecológico' no es la solución óptima”, añade el equipo de expertos de Simon-Kucher. “El desafío es satisfacer la demanda de los clientes de soluciones simples mientras se desarrolla una oferta que se adapte lo más posible a cada segmento”.

Mejorar la sostenibilidad en el sector logístico es fundamental

El Estudio muestra que las empresas deben mejorar la forma en que establecen objetivos y venden de forma proactiva soluciones logísticas sostenibles. “Con los bajos márgenes que trabaja el sector será difícil que las empresas logísticas puedan asumir este sobrecoste y por lo tanto deberá repercutirse a los clientes y/o consumidores. Estas deberán mejorar su comunicación para concienciar del valor añadido de evitar las emisiones. En cualquier caso la pregunta a hacerse es si los clientes de los servicios logísticos están dispuestos a pagar precios más altos por una logística más respetuosa con el medio ambiente. Si no, serán los gobiernos los que terminarán por imponer regulaciones dirigidas a mejorar la sostenibilidad de estas y las empresas logísticas en última instancia no tendrán mas remedio que repercutir el sobre coste a los clientes”, afirma Ignacio Gómez.
 

TwitterLinkedinFacebookEmail