Se acabaron los préstamos baratos

La noticia financiera del momento es la subida de los tipos de interés que está llevando a cabo el Banco Central Europeo (BCE). Ahora está situado en el 1,25 %, después de 6 años en el 0 % y 10 años en los que los tipos solo habían bajado. La subida de septiembre de 0,75% es la más alta en toda la historia del BCE, y quedará ahí en el corto plazo, algo que se preveía debido a las circunstancias actuales en las que se está produciendo una inflación récord en muchos países de la zona euro.

Es evidente que esto está afectando a muchos aspectos económicos, ya que los intereses están presentes en multitud de operaciones financieras. Por ello, nos centraremos en las hipotecas y los préstamos en general, que es lo que más preocupa a la población. 

En cuanto a hipotecas, la situación va a ser complicada. Si una persona tiene una a tipo variable, en la próxima revisión de la cuota probablemente vaya a pagar 2.500€ más al año de media debido a las subidas en los intereses, ya que las de tipo variable se van revisando periódicamente. Para las de tipo fijo no cambia, ya que se acuerda un precio para la duración total de la hipoteca. Así las que ya estén firmadas no se verán afectadas, pero las nuevas que se vayan a cerrar a partir de ahora tendrán unas condiciones más duras que las del último lustro y que ya los bancos están comenzando a situarlas por encima del 3 %. 

Pasando a los préstamos (aunque las hipotecas también lo son) ya no vamos a poder pedir dinero a muy bajo coste como estos últimos años, que era lo que buscaba el BCE para reactivar la economía con esos intereses bajos. Los intereses al 0% significaban que los bancos pedían dinero al BCE sin tener que devolver intereses, y por eso la tasa final que llegaba a los clientes era baja o muy cercana al valor neutro. Ahora, a los préstamos que los ciudadanos y empresas pidan a los bancos habrá que sumarle a su margen de beneficio el diferencial del nuevo Euribor (ya en el 2,25 %), o tipo del BCE (actualmente 1,25 % y próximamente el 2 %), que llevará el precio de los préstamos a empresas por encima del 5% y a los particulares del 10 %.

Esto afectará a muchas empresas que lo utilizaban para circulante (sobre todo pólizas de crédito) o inversiones, y familias para gastos de consumo o pequeñas reformas. Ahora será imprescindible pensárselo dos veces antes de pedir uno, ya que el monto a devolver será más significativo y puede que inasumible. 

Estos ejemplos, se enmarcan en el área de Endeudamiento en la planificación financiera. Son operaciones muy sensibles, ya que la imposibilidad de pagar o las condiciones abusivas de algunos intermediarios para prestar dinero, son una losa importante para una empresa o una persona que vaya a pedir un préstamo en el momento equivocado. 

En este tipo de decisiones nosotros siempre recomendamos PLANIFICAR antes de financiar y calcular cuánto se necesita de verdad, dimensionar correctamente el plazo de devolución y la tipología de producto. Muy importante si conviene más una póliza de crédito o un préstamo, si vale la pena hacerlo con garantías o sin ellas, etc. Nuestros educadores financieros realizan un proceso con la empresa o familia para elaborar el PLAN que servirá de guía para tomar la decisión y relacionarse con los intermediarios financieros. 

TwitterLinkedinFacebookEmail