Persona real o personaje inventado

En esta era, la de la tecnología, de perfiles internautas, del culto por la imagen y de personajes inventados, se hace cada vez más difícil localizar a esa “persona real” de entre las gentes con las que tenemos contacto. En nuestro trabajo y en nuestra vida personal, son necesarias nuevas herramientas que nos desvelen a esa persona real y no al personaje inventado.

Si bien estas no están al alcance de todos, sí que se puede acceder a las mismas mediante la formación en las disciplinas que las desarrollan: la Sinergología, la Morfopsicología y la Psicología de la Escritura, también conocida como Grafología. Todas ellas englobadas en su conjunto en Comunicación No Verbal Científica (CNVC a partir de ahora)

Estas tres disciplinas tienen el poder de identificar las proyecciones de la psique humana, del inconsciente que tan oculto se encuentra. Las tres ramas, con sus múltiples ítems y rasgos caracteriales, forman parte del mismo árbol de conocimiento, la NEUROCIENCIA y el funcionamiento de las capas y hemisferios cerebrales, con la misma base, cuya lectura e interpretación es exactamente la misma.

En el mundo profesional y también el personal sería realmente práctico y beneficioso poder localizar esa persona que tanta falta hace para una función específica, ese líder de grupo, ese responsable de ventas, esa persona empática y afable. Y solo necesitamos observar…

Como ejemplo y atendiendo a una de mis especialidades, la psicología de la escritura: 
Un determinado empresario necesita un nuevo componente en su equipo que tenga dentro de sus cualidades una alta ética y capacidad de selectividad. Habría que observar, entre otros rasgos gráficos en su escritura, cuáles son sus espacios entre renglones, ya que a mayor espacio de inter-renglón mayor será la ética y la selectividad de esa persona. Pero, si lo que necesitamos es alguien que se atenga a las normas y a las reglas (tanto de empresa como sociales), buscaríamos entre otros varios rasgos grafológicos, si sus márgenes son “adecuados”, o sea, ni extensos ni nulos, con lo que, localizando las características idóneas que necesitamos en un colaborador, componente del grupo o incluso en una posible pareja, se consigue mayor eficacia en la selección y mejores resultados.

Hay que tener en cuenta que las partes componen el todo, por lo que no se debería seleccionar a nadie por un único rasgo gráfico, ya que el potencial puede verse aumentado o disminuido por otro ítem grafológico. Al igual que en Sinergología o Morfopsicología, en la psicología de la escritura también existen elementos que pudieran alterarnos la fiel información, tales como temperatura, miedo, nerviosismo, mala posición al escribir…, los cuales pudieran modificar la escritura y conseguir una lectura errónea. Cada disciplina lleva su protocolo de actuación y modo de estudio. Para cualquier herramienta de la CNVC, debemos atenernos a un determinado orden, suma y resta de caracteres que conforman la proyección final de una personalidad y comportamiento determinado y único.

Tienes que saber que nuestra parte cognitiva del cerebro, que es la que ordena y dirige la verbalidad, y que suele mentir habitualmente, nos lleva a fingir, a aparentar una realidad en la que nos gustaría vernos, pero no estamos, siendo casi siempre un personaje inventado o copiado. La buena noticia es que nuestra escritura, nuestros gestos y nuestra cara NO MIENTEN. Cuando sabemos interpretar adecuadamente este lenguaje universal que viene de nuestra capa límbica del cerebro podemos saber LA VERDAD.

Ana María García Polo. 
Grafóloga y experta en CNVC
Javier Torregrosa Vicedo
Dir. Máster Com. No verbal Científica y Comportamiento Humano
Integrantes de Noverbal.es

TwitterLinkedinFacebookEmail