A las empresas de Santander

A las empresas de Santander queremos dedicarles un mensaje de agradecimiento por los esfuerzos para mantener la actividad y el empleo en un año tan complicado. 

A las empresas de Santander las queremos cerca y, por eso, las hemos trasladado desde el inicio de la pandemia que pueden sentir a su Ayuntamiento como un aliado en esta crisis sin precedentes.

 Con ellas y para ellas iniciamos un trabajo intenso que lejos de frenar mantenemos en estos momentos, con la vista puesta en materializar una reactivación que nos permita mirar al futuro con ilusión. Porque los desvelos que hay detrás de cada empresa, de cada negocio y establecimiento de Santander merecen los nuestros. 

En los momentos más duros de la pandemia –con el inicio del primer estado de alarma–, mantuvimos reuniones telemáticas con el tejido empresarial de nuestra ciudad, con los agentes sociales y económicos, para conocer de primera mano sus necesidades. 

Con toda la celeridad posible, pusimos en marcha un paquete de 16 medidas fiscales y económicas para beneficiar con 5,5 millones de euros a los empresarios, que además estuvieron exentos de tasas como la de terrazas, la de basuras en establecimientos cerrados, y pudieron además aplazar impuestos como el IBI. 

Nos hemos volcado en los sectores comerciales, hosteleros, turísticos, en los autónomos, pymes y emprendedores, los grandes castigados de esta crisis. Ahora, en 2021, contamos nuevamente con un presupuesto que incluye ordenanzas fiscales comprometidas con nuestras empresas. 

Casi 18 millones se quedarán en los bolsillos de los santanderinos incluyendo las bonificaciones y exenciones anteriores, a las que se suman por ejemplo la eliminación de la tasa por licencias de apertura para favorecer a los empresarios la instalación de nuevos negocios en la ciudad. 

Un ayuntamiento es la administración más cercana a los ciudadanos y en estos tiempos ha quedado más patente que nunca. 

Al igual que llegan familias y vecinos que necesitan de los servicios sociales para salir de este bache, los empresarios, los trabajadores y emprendedores nos han solicitado ayuda y es en lo que estamos. 

Necesitábamos un plan de trabajo para todos y la actividad económica debía tener una importancia clave. Así llegó el primer plan de choque de Santander frente a la covid-19, con un eje específico para las empresas, para colaborar en la adaptación de los negocios y mejorar la formación de los profesionales. 

Mucho hemos oído hablar este último año de ayudas directas y aquí han sido hasta el momento más de 4,2 millones destinados directamente a ellas, para la reactivación del tejido empresarial, para el lanzamiento de nuevos proyectos empresariales, para el mantenimiento de la actividad o para la digitalización de la actividad comercial. 

A estas ayudas, se sumarán pronto otros 13 millones más para la reactivación económica, dentro de un segundo plan de choque en el que trabajamos, y de ellos, casi nueve irán destinados a nuevas ayudas a empresas. 

Pero además de trabajar para garantizar su liquidez, debíamos diseñar acciones para colaborar en los nuevos retos empresariales y para ello pusimos en marcha medidas como los programas de coworking y mentorización, para que supieran optimizar sus planes de negocio y mejorar resultados; el proyecto ‘Reorganiza tu negocio’, para autónomos y pymes que tuvieron que cesar su actividad; o una asesoría específica para trámites relacionados con la pandemia. Creemos en la recuperación, pero no llegará si no las tendemos la mano. 

Por eso, aprovecho esta oportunidad para que quede plasmado el compromiso firme de Santander con la actividad económica, un compromiso que no es únicamente del área que gestiono sino que es común y transversal en este Ayuntamiento. 

La luz al final del túnel es cosa de todos y sin nuestras empresas no será. 

Estamos con vosotras.

TwitterLinkedinFacebookEmail