Ecopetrol, líder medioambiental internacional

Ecopetrol no califica bien en la mayoría de los indicadores claves de eficiencia (KPI, en su sigla en inglés) y presenta un pobre historial en sus esfuerzos por aumentar el acervo de reservas. Pero algo sorprendente, motivo de celebración, coloca a la empresa entre las diez mejores petroleras mundiales en el tema de “transicion climática.” Y, junto a Suncor, como las únicas representantes del continente americano. 

Ecopetrol podría ser definida, en término de reservas, como una empresa que posee un río corto, pero, además, de solo un centimetro de profundidad. Pero su río es más limpio que los de la competencia. Así es como se ve, desde la Transición Climática, que a todos afecta. Con esa mira, la empresa Bloomberg acaba de presentar los resultados de su primera evaluacion internacional sobre la eficacia de las compañías petroleras en lograr el “Cero-Neto.” 

Cero-Neto significa eliminar las emisiones de carbono en lo posible y compensar con absorciones mensurables. Su objetivo global es alcanzar una reducción de emisiones del 50 % para 2030 y cero-neto para 2050 o antes. Si no lo hacemos, según los estudios científicos, el calentamiento global superará 1,5 °C, exponiendo a la civilización a un riesgo existencial.

Este cambio hacia una economía Cero-Neto ya está en marcha con la transición hacia la energía limpia, el impuso a la movilidad eléctrica y la transformación a edificios más eficientes. También se avanza en la transformación de procesos manufactureros y agrícolas, reforestación, restauración de manglares y tecnologías de captura de carbono.

Lo sobresaliente del resultado de Ecopetrol es que representa solo una cuarta parte de la capitalización de mercado de Total, la petrolera francesa, líder medioambiental mundial, y posee solo un octavo de sus ingresos. En otras palabras, Ecopetrol da un golpe a la mesa de las empresas estatales petroleras del mundo y demuestra que, con liderazgo, se logran resultados sorprendentes en la lucha contra el efecto invernadero. En esa misión acompaña a Ecopetrol, Suncor, empresa canadiense que procesa los crudos mas nocivos del planeta: las arenas petrolíferas de más alta intensidad en energía y emisiones de carbono. Ambas sobresalen dentro del pelotón puntero liderado por las empresas europeas.

En respuesta a tal necesidad, Bloomberg Intelligence, BI, y Bloomberg BNEF, han desarrollado el ‘score’ o ‘indicador’ global como la suma ponderada de dos criterios básicos. El primer componente, BI, muestra cómo se está desempeñando cada empresa respecto de sus objetivos de reducción de emisiones dentro de la cadena de suministro y el uso de sus productos. Y el segundo, cómo se alinea su modelo de negocio con el Escenario de Desarrollo Sostenible de la Agencia Internacional de Energía para 2030. En la evaluación hecha por Bloomberg se incluye no solo la contabilidad real de cada empresa sino su estrategia. La gráfica adjunta muestra los resultados de las diez primeras empresas petroleras en la reducción de emisiones de carbono.  

lñuik

 
Es decir, el método de selección no solo contabiliza lo que las empresas ‘dicen’ sino lo que ‘hacen’. Y para ello BNEF ha desarrollado una métrica basada en las estrategias a largo plazo de las empresas, incluido cuánto pretenden expandir sus actividades con bajo o nulo contenido de carbono, que tan realista es su prospección y, lo más importante, que tan escalables son sus estrategias. 

Ya no será excusa el no tener conocimiento fundamental de la ciencia climática y de los riesgos climáticos que implica todo proceso productivo; tanto para accionistas, consumidores, inversionistas o reguladores. Todas las fichas están sobre la mesa para salvar el planeta de algo más letal que una pandemia. Ciudadanos y empresas deben comprometerse en reducir el desperdicio, aumentar la circularidad de todo proceso y mejorar la eficiencia energética. 

La transformación de la economía global provocará una rotación masiva del capital social, y muchos activos con alto contenido de carbono se retirarán anticipadamente para ser reemplazados o modernizados con soluciones bajas en carbono. Esta destrucción creativa y sustitución de activos irreparables por sus altas huellas de carbono afectarán a muchos sectores de la economía. Frente a este proceso, los presidentes y miembros directores de empresas públicas y privadas deben anticipar los riesgos físicos y de transición de sus procesos y productos. Tales riesgos ya están afectando duramente a muchas empresas en las bolsas internacionales o frente a sus accionistas e inversores. Quienes no estén preparados serán arrasados por la corriente de su propia actividad… Aunque ésta solo tenga un centímetro de profundidad. 

TwitterLinkedinFacebookEmail