Trabajar con vistas a monumentos históricos o a la playa, gracias a los espacios de coworking

Trabajar con vistas a monumentos históricos o a la playa, gracias a los espacios de coworking

er

El modelo híbrido de trabajo, en el que se combina jornadas en casa con otras en la oficina, se ha convertido en la nueva realidad de la mayoría de los empleados de oficina. De hecho, este sistema laboral cuenta con el beneplácito de los trabajadores, ya que les permite conciliar mejor su vida privada, y el de los empresarios, ya que la flexibilización del trabajo repercute positivamente en la productividad de la empresa en hasta un 20%, según un reciente estudio realizado por IWG.

El trabajo flexible es especialmente demandado en los meses de verano, ya que se adapta mejor a las necesidades de los trabajadores que prefieren dejar atrás las jornadas laborales en casa y buscar nuevos sitios donde poder realizar sus funciones, ya sea para alargar sus vacaciones o por necesitar un simple cambio de aires. Así, los espacios de coworking se están convirtiendo en una de las opciones más populares y viables entre los trabajadores, durante esta época.

Trabajar en un entorno Patrimonio de la Humanidad o frente a la playa

Las oficinas flexibles permiten trabajar en entornos idílicos, que motivan al trabajador y permiten un cambio de aires. Hay quien prefiere un entorno urbano, como es el caso de las oficinas de Spaces Retiro o Spaces Recoletos. Ambos edificios se encuentran entre el parque del Retiro y el Paseo del Prado, un espacio recién nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, renombrado como el “Paisaje de la Luz”. Se trata del primero de los paseos arbolados urbanos en Europa, según resaltan desde la Comunidad de Madrid. Asimismo, la zona cuenta con varios monumentos y edificios históricos, como el Palacio de Cibeles o el Banco de España, además de la mayor concentración de museos de la ciudad; el del Prado, el Reina Sofía o el Thyssen-Bornemisza. 

En cambio, el verano en nuestro país es sinónimo de ir a la playa y, con la implementación de jornadas intensivas, muchos trabajadores prefieren acabar pronto para poder disfrutar de las buenas temperaturas cerca del mar. Por ello, en estas épocas los espacios de coworking próximos a la costa están viendo un aumento en el número de usuarios. De hecho, el Spaces 22 Arroba Mar que está a menos de 50 metros de la Barceloneta es uno de los espacios preferidos para trabajar de los barceloneses durante esta época, así como también los centros de IWG ubicados en zonas costeras como Alicante, Valencia y Gijón. 

Aunque si hablamos de playas, sin duda las que componen la Costa del Sol son las más cotizadas no sólo en nuestro país, sino en toda Europa. De hecho, en ciudades como Marbella o Málaga, el número de nómadas digitales provenientes de otros países aumenta significativamente, durante esta época. En estas urbes destacan los espacios de coworking de la marca Regus, que también sobresalen por su cercanía a las riberas marbellí y malagueña. 

“La flexibilidad laboral ya es un factor tan importante a la hora de escoger un trabajo como lo puede ser el salario” recalca Phillipe Jiménez country manager de IWG en España y añade que “por ello, las empresas deben valorar que con una mayor flexibilización se da paso a una mayor productividad y a una mayor conciliación de la vida laboral y privada de sus trabajadores”. “Los empleados pueden rendir de forma eficaz tanto en las oficinas regulares, como en los espacios de coworking con vistas a monumentos históricos o al mar” sentencia Jiménez. 

TwitterLinkedinFacebookEmail
Zona Home 4 Vídeos
Zona Home 5 Vídeos