Telefónica y Liberty lanzan su gran ofensiva comercial al Reino Unido