Riesgo de impagos, ¿aumentará en 2020?

2020 va a comenzar y aparecen energías renovadas asociadas al principio de año. Del mismo modo que hacer más deporte, aprender un idioma o pasar más tiempo con la familia y amigos son los propósitos más comunes, a nivel empresarial también hay retos y objetivos que la mayoría de los negocios quieren llevar acabo.

Uno de los más comunes es frenar la morosidad asociada a las operaciones comerciales, ya que, según el Informe Europeo de Pagos de Intrum, se ha duplicado el número de organizaciones que creen que el riesgo de sufrir impagos aumentará el próximo año, pasando del 5 al 10%.

Sin embargo, en España hay regiones como País Vasco donde solo un 1% de las compañías encuestadas cree que este riesgo aumentará, pues 9 de cada 10 consideran que se mantendrá estable en los próximos 12 meses.

Algo más pesimistas en este sentido son las compañías de la Comunidad Valenciana y Andalucía, donde el 6 y 7% de las encuestadas perciben un aumento del riesgo derivado de sus deudores, respectivamente. No obstante, son las empresas aragonesas las que encabezan el ranking en lo que a pesimismo se refiere (19%), seguidas de las gallegas (14%).

Los plazos de pago prolongados y las pérdidas crediticias, las inquietudes de las empresas españolas

La percepción que tienen las compañías españolas sobre el nuevo año está estrechamente relacionada con las preocupaciones derivadas de los impagos. Según el Informe Europeo de Pagos de Intrum, que recoge el comportamiento de pago de casi 12.000 empresas europeas, los plazos de pago prolongados son la principal preocupación de las empresas españolas cuando se habla de facturas. Así, el 37% de las encuestadas asegura tener esta inquietud. Es más, el 5% de ellas, la considera como altamente problemática.

En segunda posición se sitúan las pérdidas crediticias, señaladas por el 35% de las organizaciones españolas. Un porcentaje superado en comunidades como Castilla-La Mancha donde más de la mitad de las empresas está preocupada por este asunto (57%), o Valencia (45%) y Andalucía (39%) que también superan la media nacional.

La prevención, clave ante la protección de impagos

Controlar todas las operaciones diarias de la compañía para evitar estas y otras inquietudes es uno de los principales retos que afrontarán autónomos, pymes y grandes empresas para evitar sorpresas en 2020.

Según apunta el Informe de Intrum, la prevención y el asesoramiento personalizado a la hora de gestionar facturas son dos de las mejores herramientas para frenar los impagos. Las empresas españolas comienzan a ser conscientes de ello y el número de organizaciones que no toma ninguna medida de protección contra impagos ha disminuido casi un 20% en el último año, pasando del 56% de 2018 al 37% actual.

Entre las comunidades que presentan un reto mayor en 2020 se encuentran la Comunidad Valenciana, donde casi la mitad de sus empresas no toman medidas de protección contra impagos (46%) o Andalucía (40%). Por el contrario, el tejido empresarial de Castilla y León (32%) y Cataluña (33%) es más previsor, situándose por debajo de la media española y muy cerca de la europea (31%).

TwitterLinkedinFacebookEmail