FISAN celebra su centenario con una añada llena de aromas

FISAN celebra su centenario con una añada llena de aromas

er

    
FISAN está de enhorabuena, este año cumple 100 años. Desde sus comienzos en 1920, Fidel Sánchez, alma y figura de FISAN, supo ser una persona adelantada a su época con una mente que iba más rápido que todo lo que pasaba a su alrededor. Tres generaciones después, numerosos reconocimientos y galardones y una transformación en el proceso de elaboración, hacen que hoy sea un año para celebrar. El secreto: la relación familiar inquebrantable de Eva, Florencio y Javier Sánchez.

100 AÑOS DE HISTORIA FISAN

Cien años de evolución, trabajo y cambios donde los valores de FISAN han permanecido intactos: la puesta en valor de sus productos de alta gama y la importancia de la familia como algo intangible.

Este aniversario (1920-2020) quieren celebrarlo con una caja especial en la que se incluyen 3 sobres de 80 gramos cada uno con tres cortes diferentes del jamón: maza, contramaza y punta. Este jamón tiene más de 100 meses de curación en bodega. Además, la caja incluye en su interior un libro sobre el centenario de la marca.

6.000 m² , SU NUEVA PLANTA DE ELABORACIÓN

La puesta en marcha, este año, de su nueva planta de elaboración de 6.000 m² con las últimas novedades tecnológicas complementa e impulsa, aún más, el crecimiento de FISAN. Si algo caracteriza la elaboración de un producto gourmet es el rigor y mimo con el que se elabora cada fase del proceso de fabricación.

AÑADA 2016, UN AÑO REPLETO DE AROMÁS Y MATICES ESPECIALES

Por supuesto, como cada año, FISAN presenta su Jamón FISAN Alta Gastronomía Edición Limitada añada 2016. Piezas elegidas desde su crianza en la dehesa, estas piezas han sido curadas durante un período de entre 56 y 60 meses en secaderos y bodegas naturales con poca luz, escaso ruido, mucho cuidado y grandes dosis de paciencia.

La añada 2016 se caracteriza por una montanera de gran cantidad de fruto, que tuvo unas condiciones climáticas muy regulares en temperaturas y precipitaciones, lo que propició una conservación y aprovechamiento de la bellota óptimos. Las piaras de cerdos pudieron disfrutar de grandes cantidades de fruto durante un largo espacio de tiempo, permitiéndoles engordar al ritmo adecuado. En boca tienen gran cantidad de matices herbáceos y frutos secos. Magro brillante de color púrpura e infiltración abundante. Retrogusto suave, persistente y con marcados matices dulces.

Otra de sus piezas emblemáticas, es el Jamón de bellota 100% ibérico Alta Gastronomía. Su sabor intenso, olor profundo, fresco y duradero son los extraordinarios matices que ofrece al paladar esta pieza. Además, su filtración de grasa hace que cada pequeña loncha se derrita en la boca y su recuerdo perdure rememorando sus más de 50 meses de curación. Puede adquirirse en una pieza entera o en sobres de 100 gr.

TwitterLinkedinFacebookEmail