'El lujo lo decide el consumidor'