Oliver Eichmann

dsfdn
Head of Rates, Fixed Income EMEA

Tras un annus horribilis en el que los mercados de bonos globales han sufrido pérdidas históricas, hay motivos para ser algo más optimistas de cara al futuro.

Las subidas de tipos más rápidas en décadas y un carry prácticamente nulo han supuesto un cóctel mortal para los bonos soberanos. No sorprende, por tanto, que las perspectivas sean algo más positivas.