El sector del renting, preparado para cubrir las necesidades de movilidad en España

Los conductores tienen cada vez más dudas a la hora de plantearse la compra de un vehículo nuevo, principalmente causadas por la actual incertidumbre socioeconómica, pero también por las numerosas opciones de movilidad con las que contamos hoy en día. El sentimiento de propiedad es cada vez menor en los consumidores y los modelos de pago por uso están superando poco a poco a la compra de un vehículo nuevo, cubriendo las necesidades de un cliente que, ante este contexto, se está encontrando distintos servicios que ofrecen una flexibilidad cada vez más demandada y necesaria.

Y es que, solo tres de cada diez españoles se plantea la compra de un vehículo nuevo a corto plazo, según la I Encuesta de Movilidad realizada por Northgate Renting Flexible. Una de las principales razones de esta decisión es que el 36 % de los encuestados prefieren no realizar un gasto económico tan grande en estos momentos. Además, la falta de stock de vehículos nuevos y la consiguiente ampliación de los plazos de entrega es otra de las causas señaladas en la encuesta a la hora de no decidirse por la compra de un vehículo en estos momentos.

Es por eso que el renting de vehículos se reafirma como opción a la hora de acceder a un vehículo. Durante el año pasado, se matricularon un total de 260.834 vehículos en esta modalidad, representando un crecimiento de casi el 25 % sobre el año anterior, según la Asociación Española de Renting (AER).

Y estos datos son esperanzadores por varias razones. En primer lugar, debemos ser conscientes de que el vehículo es una necesidad para millones de personas, necesitan contar con un vehículo para ir a trabajar o realizar tareas diarias, pero el vehículo en propiedad u otras opciones de micromovilidad no se ajustan a sus necesidades. Es aquí donde radica el éxito del renting, y más concretamente la modalidad flexible, que garantiza que se pueda dar servicio a los conductores que necesitan un vehículo en su día a día de manera inmediata sin hacer frente a grandes desembolsos.

Durante 2021 hemos visto cómo las entregas de vehículos nuevos estaban rondando los diez u once meses de espera, una situación que parece que se va a mantener este año. Es por eso que, a través del renting flexible, las empresas y particulares pueden acceder a un vehículo sin hacer frente a esas demoras. En Northgate nos aseguramos de contar siempre con un stock de vehículos disponibles, lo que permite hacer la entrega inmediata. Además, la flexibilidad que ofrece esta modalidad no está sujeta plazos, por lo que es un servicio cómodo para aquellos usuarios que no quieren comprometerse a un plazo determinado, y especialmente para quienes utilizan los vehículos como una herramienta necesaria de trabajo.

En segundo lugar, el mayor auge del renting flexible también es relevante para la seguridad vial y el medioambiente. Y es que desde el sector del renting contribuimos a la renovación del parque de vehículos, lo que provoca que salgan de circulación vehículos más antiguos, con mayores niveles de contaminación y más riesgos en términos de seguridad. En Northgate, gracias a nuestro modelo de renting flexible los vehículos no son alquilados por largos períodos necesariamente, lo que nos permite renovar continuamente la flota. Así, contribuimos a un parque rejuvenecido, más seguro y eficiente, gracias además al mantenimiento y las constantes revisiones a las que se someten estos vehículos.

Además, durante este año son muchos los cambios a los que se van a enfrentar los conductores, especialmente legislativos y normativos, como el aumento del impuesto de matriculación a vehículos más contaminantes o las nuevas zonas de bajas emisiones. Este hecho hace que los ciudadanos se inclinen por una movilidad más respetuosa con el medio ambiente, y el renting flexible tiene la oportunidad de contribuir a ello, poniendo a disposición de los conductores vehículos ECO y Cero emisiones. Se trata de una apuesta segura para aquellos conductores que quieren acceder a vehículos de energías alternativas sin tener que asumir compromisos a largo plazo.

Este contexto pone de manifiesto un 2022 donde las circunstancias favorecerán que continúe consolidándose este modelo de movilidad, que ofrece soluciones flexibles para todo tipo de necesidades. Y es que debemos tener en cuenta que este año vamos a seguir conviviendo con la escasez de semiconductores y las consecuencias que ello conlleva, mientras que los hábitos del consumidor se empiezan a consolidar como más sostenibles y adaptados a sus necesidades.

Por lo tanto, desde el sector del renting de vehículos tenemos el deber de seguir atentos a los constantes cambios que estamos viviendo y adaptar nuestras flotas y servicios a una demanda en crecimiento, que busca además sostenibilidad y flexibilidad, de manera que podamos seguir ofreciendo una experiencia de usuario óptima para todo tipo de clientes.

TwitterLinkedinFacebookEmail