El gran colapso

Imagino que todos ustedes llevan tiempo oyendo y algunos sufriendo eso de que el talento tecnológico y digital es un bien escaso.  Hace unas semanas, aún siendo mayo y no agosto, por primera vez un informativo de televisión abría con una noticia repetida desde hace 5 años, pero a la que no le prestaron atención: en abril se quedaron sin cubrir más de 120.000 puestos de demanda de trabajo.  Unos pocos eran del sector hostelería, pero una mayoría era de competencias tecnológicas y digitales.

A mí no me sorprendió, en absoluto, porque hace 3 años decidí dedicarme en cuerpo y alma a crear profesionales digitales de una manera intensiva con una metodología que garantizara dos cosas: el aprendizaje práctico de un oficio digital y la incorporación laboral como obrero digital. Porque efectivamente, ya sabíamos desde hace años que todos los meses quedan miles de puestos de trabajo sin cubrir.

Y esto pasa en España. En esta España que junto a Grecia, es el país de la UE con mayores tasas de desempleo y desempleo juvenil. 

  • 1 de cada 4 titulados se encuentra en situación de desempleo tres años después de terminar sus estudios
  •  Somos el 2º país de la UE con la mayor tasa de paro entre los universitarios.
  •  Y el 37% de los titulados trabajan en puestos por debajo de su cualificación, el mayor porcentaje en la Unión Europea.

Alcemos ahora un poco la mirada a ver cómo se está transformando el mundo.

  1. La población envejece. Y está a punto de aparecer la 4ª edad, la de aquellos que tienen más de 90 años y ya no están capacitados para seguir produciendo. Pero los que están por debajo de los 90 años sí seguirán activos, a su manera, pero seguirán.  De hecho es más que probable que desde el inicio de nuestra primera formación profesional a los 18, hasta el final de muestra vida laboral activa, pasen 60 años. En 60 años se pueden estudiar 12 carreras universitarias. Una barbaridad.
  2. La robótica y la inteligencia artificial están cambiando ya el mundo en el que vivimos. Muchas de las profesiones que hoy conocemos al final de esta década no existirán, aunque haya gobiernos que se empeñen en mantener a teleoperadores. Desaparecerán.  Alrededor del 47% del empleo total va a desaparecer en los próximo años. Y el futuro, es incierto: el 65% de los niños que ingresan a la escuela primaria hoy, terminarán trabajando en tipos de empleos completamente nuevos que aún no existen. 
  3. Las grandes ciudades del mundo serán cada vez más grandes, más inteligentes y más atractivas para vivir. Según la ONU el 70% de la población mundial vivirá en grandes ciudades en 2050. Pero la forma de vivirlas también tendrá un impacto en nuestras vidas. No querremos salir tanto de casa porque no querremos perder el tiempo cuando podemos desarrollar nuestra actividad laboral (y no laboral) en entornos de experiencia presencial, pero virtual. No quiero hablar del metaverso porque cada vez que lo hago siento en las miradas las mismas sensaciones que sentía en el año 1998 cuando empezaba a crear webs y tiendas online.
  4. Habrá una oportunidad histórica para las naciones con población joven que tenga las condiciones adecuadas para formarse como mano de obra de gran precisión especializada. Esas naciones se convertirán en potencias y sobrepasarán a las que hoy conocemos con ese adjetivo. Serán exportadoras de talento virtual. Potencias que controlarán la ciberseguridad de organizaciones y países por grandes sumas de dinero.
  5. La demanda de energía y agua aumentará un 50% para 2030 y eso provocará que no todas las industrias puedan crecer como lo hacen ahora.

¿Y en el mundo del marketing? Levantemos también la vista:

Los consumidores exigen personalización, además de poder realizar sus compras en cualquier lugar y a cualquier hora, para poder vivirlas de inmediato. Esto se traduce en la necesidad de competir con otras empresas en experiencia de usuario y en una avalancha de puntos contacto digitales multicanal. El Marketing con el que trabajamos hoy cambia cada minuto.

Según Martech, que realiza cada año un mapa de aplicaciones y tecnologías creadas para realizar tareas de marketing, este año 2022 ese mapa superará los 10.000 nombres con un crecimiento de un 24% frente al mismo mapa de 2020. En 2011 contabilizaba 150 aplicaciones. El nivel de exigencia para estar en la ola exponencial es tremendo. 

A un CMO, por ejemplo, ahora hay que pedirle sí o sí que:

  1. Comprenda verdaderamente a sus consumidores
  2. Adopte las tecnologías adecuadas
  3. Redefina sus métricas
  4. Desarrolle un enfoque holístico y multicanal
  5. Adopte una visión organizacional más amplia.

Según PwC en 2030 sólo el 9% de los trabajadores de Estados Unidos trabajarán a tiempo completo para una empresa. Serán profesionales nómadas que dedicarán su tiempo a trabajar para aquello que más les apasione o en donde ganen más dinero.

De hecho, en una reciente encuesta publicada por Forbes y coordinada por PwC se reflejaba que la principal razón por la que se abandona un departamento de marketing en Estados Unidos es por una oferta salarial más alta. Siempre por delante de la reputación o de otros factores que todos podemos imaginar…

Este escenario que les acabo de pintar puede generar ansiedad. Lo sé. Pero puede ser atacado. Como les decía antes, hace 3 años decidí dedicar toda mi energía a un proyecto dedicado a crear obreros digitales, Digital Workers. Lo hice porque no hay. Porque la economía de los países desarrollados los necesitan. Porque no puede ser que tengamos las estadísticas de paro con esos sociodemo (la mejor generación de jóvenes formados de la historia y el 50% desempleados) y porque creo que no se puede desahuciar a una persona de 50 años por ser viejo profesional.

Y por algo también muy importante. Porque si no somos capaces de crear talento, en nuestro país se producirá EL GRAN COLAPSO.

Pero hay antídoto para este GRAN COLAPSO.  De hecho, hay 3 antídotos:

  1. Si eres el Real Madrid puedes comprar al mejor jugador del mundo, cueste lo que cueste. Quizás esto lo hagan algunas de las 5.000 grandes empresas.  Pero no todas lo podrán hacer. Lo están haciendo y por eso hay salarios de ciertos perfiles como el de un CRO junior que ha pasado de cobrar el SMI hace 3 años, a salir al mercado recién titulados rondando  los 28.000 euros.
  2. Si eres una PYME con capacidad transformadora puedes actuar como el Villareal y quizás tengas en tu plantilla a uno o varios buenos jugadores a los que puedes transformar y estirar para obtener ese perfil que necesitas para seguir creciendo.
  3. La mayoría de las PYMES tendrán que CREAR CANTERA.  Prefabricar el talento tecnológico y digital que necesiten.

Yo creo que es el único antídoto que tenemos, pero algunos no lo ven así: en España, el gasto en formación por trabajador presenta una tendencia decreciente. En 2018 se situó bajo los 82,32€, alcanzó los 77,48€ en 2019 hasta llegar a los 55,57€ en 2020.

¿Cómo pueden prepararse las organizaciones para un futuro que pocos de nosotros podemos definir? ¿Cómo debe evolucionar el talento todos ustedes? ¿Cómo pueden ustedes atraer, mantener y motivar a las personas que necesitan?
 
Con la formación. Solo con la formación.  Solo introduciendo en nuestro mix de vida: trabajar-disfrutar, el tercer elemento: formarme y formar a los que dependen de mí. Porque hasta ahora, no hacerlo no provocaba problemas graves y grandes, pero a partir de ahora puede provocar un gran colapso para las organizaciones y la expulsión del sistema para cualquier elemento del mismo, tú o yo.
 

TwitterLinkedinFacebookEmail