Los microhuertos, de moda