El sector TIC mantiene su fortaleza financiera pese a la escasez de semiconductores

El sector TIC mantiene su fortaleza financiera pese a la escasez de semiconductores

asdf
La persistencia de la inflación, el endurecimiento de la política monetaria y las tensiones geopolíticas constituyen los principales riesgos a la baja del desempeño del sector TIC a nivel global

Uno de los efectos inesperados de reapertura del comercio global tras la pandemia ha sido la escasez de semiconductores en la cadena de valor. El último informe difundido por Crédito y Caución muestra hasta qué punto el sector TIC ha logrado mantener su fortaleza financiera a pesar de estas dificultades: en el último ejercicio, sus tres principales subsectores registraron crecimientos a doble dígito (ordenadores,14%; componentes electrónicos, 20%; y telecomunicaciones, 10%). Los márgenes del sector han aumentado en muchos mercados clave y la mayoría de sus empresas ha podido repercutir hasta ahora el aumento de los precios de los semiconductores a sus clientes finales. Aunque la oferta de semiconductores sigue siendo escasa, los productores de chips están realizando importantes inversiones que permitirán ver aumentos claros de la producción a partir de 2024. 

A medio y largo plazo, el informe difundido por Crédito y Caución prevé sólidas tasas de crecimiento del sector TIC. La expansión de la producción de semiconductores es un objetivo estratégico tanto para Estados Unidos como para la Unión Europea. La aseguradora de crédito prevé que el sector TIC se encuentre entre los de alto crecimiento, impulsado por la aceleración de la digitalización, la automatización industrial y el aumento de la demanda de semiconductores por parte de nuevos segmentos como los vehículos eléctricos.

No obstante, el sector afronta algunos riesgos a la baja. A corto plazo, la persistencia de la inflación y el endurecimiento de la política monetaria en Estados Unidos y Europa podrían erosionar el consumo y lastrar las inversiones en TIC de otros sectores productivos. La evolución incierta de la guerra en Ucrania es otro factor relevante. Ucrania es el mayor productor mundial de neón, un subproducto de la fabricación de acero que se reutiliza para tratar el silicio durante la fabricación de chips. Una guerra duradera podría repercutir en la producción y el suministro de semiconductores. Los confinamientos asociados a la política de Covid cero de China también podrían afectar a las cadenas de suministro de las TIC en todo el mundo. 

A medio y largo plazo, las empresas del sector TIC deberán estar atentas a la saturación del mercado de determinados productos en algunas economías avanzadas. La tecnología está también en el centro de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Ambas partes perciben el liderazgo en alta tecnología como un activo estratégico y no puede descartarse un mayor deterioro de la relación chino-estadounidense. Vinculado a lo anterior está la cuestión de Taiwán. Dada su importancia global como productor de semiconductores, una escalada de la tensión en el estrecho de Formosa podría afectar gravemente al suministro mundial de chips. 

En este contexto, el sector de las TIC muestra un moderado riesgo de impago en Alemania, Bélgica, Canadá, China, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, España, Francia, Hungría, Irlanda, México, Reino Unido, República Checa, Singapur, Suecia y Tailandia y bajo en Australia, Austria, Corea del Sur, Estados Unidos, India, Indonesia, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Suiza y Taiwán. El riesgo solo es alto en Brasil, Dinamarca, Portugal y Turquía.

En España, Crédito y Caución prevé una ralentización de la demanda de TIC, aunque seguirá siendo sólida en 2022 y en 2023. Debido a los ingresos en curso, la estabilidad de los márgenes y el moderado apalancamiento de la mayoría de las empresas del sector, el informe no prevé un aumento sustancial de las insolvencias del sector en España en los próximos doce meses.

TwitterLinkedinFacebookEmail
Zona Home 4 Vídeos
Zona Home 5 Vídeos