Pedro Saura, presidente de Paradores

“Paradores tiene un amplio conocimiento sobre el desarrollo y creación de experiencia, y eso nos da un valor añadido”

er
Noventa años al servicio del turismo español avalan a Paradores, cuyo fin es proyectar la imagen de modernidad y calidad del turismo español en el exterior. Contrubuye además a la integración territorial, a la recuperación y mantenimiento del Patrimonio Histórico-Artístico, así como a la preservación y disfrute de espacios naturales de nuestro país.

La compañía persigue ser una red de establecimientos hoteleros basada en un servicio de calidad integral, diferenciado, accesible y personalizado, comprometido con el entorno natural, económico e histórico. Pedro Saura cumplirá en julio su primer año al frente de la compañía.

La filosofía de Paradores es única dentro del panorama turístico nacional. Además de ofrecer alojamientos de una calidad excelente, apuestan a su vez por dar una nueva vida al vasto patrimonio arquitectónico nacional. Nos gustaría que nos comentará la creación de valor que aporta esta manera de entender el turismo a Paradores. 

A mí me gusta decir que Paradores, con toda la historia que tiene, ya está en el futuro del turismo, porque este está en la creación de valor ¿Y qué es el valor sino aquello que tiene que ver con la experiencia? Nosotros no hablamos de producto sino de experiencia, y Paradores tiene amplio conocimiento sobre el desarrollo y creación de experiencia. Y eso es lo que crea un mayor valor añadido. 

El turismo español tiene el objetivo de pasar del turismo exclusivo de sol y playa al experiencial, que tiene que ver con el patrimonio artístico, arquitectónico e histórico, que es precisamente donde está Paradores, por los entornos donde se localiza. Ese es el principal aporte de la empresa al turismo español y el que va a seguir aportando unido a las tendencias de digitalización, sostenibilidad y todos los retos que tengamos por delante, incluyendo el que hemos abordado desde hace tiempo que es la experiencia.

¿Cómo valora el nuevo panorama que se ha abierto en un sector clave para la economía como es el turismo tras la pandemia? ¿Qué acciones están llevando a cabo desde Paradores para recuperar el flujo de negocio previo a la crisis del coronavirus?

La pandemia se ha cebado con el turismo en los distintos elementos de la cadena de valor del turismo, pero también ha contribuido a acelerar los cambios del sector para poder salir cuanto antes de esta crisis y hacernos resilientes a futuras crisis en el futuro. Desde Paradores hemos visto que tenemos que seguir apostando por la experiencia que ofrece nuestro patrimonio y apostar por la sostenibilidad en materia de reutilización de las materias primas de nuestros paradores y el entorno en que se localizan. Y, como es evidente, la digitalización del patrimonio de Paradores para que lo tengan los turistas, así como del entorno construido alrededor del mismo. Es en esto en lo que estamos involucrados aprovechando las posibilidades del ciclo económico en que nos encontramos y la llegada de los fondos Next-Generation.

¿Considera que las empresas que más se adapten a las nuevas demandas de un consumidor cada vez más exigente tendrán una ventaja competitiva en su sector?

La industria quiere tender hacia el turismo experiencial y la política turística general está orientada hacia esa tendencia, pero con los fondos de Next Generation nos permitirán contar con recursos de 2.800 millones de euros que permitirán reorientar la oferta hotelera, pensando en ofrecer el valor añadido del turismo del que hablábamos, pero para descongestionar zonas del turismo que no avanzaban y contribuir a los retos del clima. Todos estamos focalizándonos en un turismo distinto con alto valor, pero eso es en esencia Paradores, y esa es nuestra ventaja: una empresa pública que compite bien tiene beneficios y que a sus empleados les ofrece condiciones laborales por encima de la industria. Es un orgullo de los españoles y queremos poder abordar los retos del futuro de forma inteligente para seguir manteniendo ese orgullo.

La filosofía de Paradores apuesta con contundencia por aportar un valor cultural a sus clientes, nos gustaría que nos hablará sobre cómo esta vía es un factor clave para su negocio.

El trato personalizado, el entender que el cliente es nuestro amigo, que forma parte de la empresa. Yo lo he visto personalmente en las recepciones de Paradores despidiéndose de nuestros trabajadores de forma personal. El recepcionista conoce personalmente al cliente, y este participa de Paradores dando consejos para mejorar el establecimiento además de preguntar de vuelta por los familiares de los empleados. Es algo que los directivos de Paradores debemos atesorar y no tirar por la borda. Tenemos que competir de esta manera con la competencia que viene porque forma parte de nuestra historia y de nuestros éxitos.
 

TwitterLinkedinFacebookEmail