Entrevista a Vanessa Ruiz, coordinadora académica del grado en Diseño Digital del centro universitario U-Tad

“El diseño digital es determinante en empresas de toda índole”

Vanessa

¿Cuál es el papel del diseño digital en la empresa y cómo influye en la cuenta de resultados?

En el mundo virtual en que vivimos, es clave diferenciarse de la competencia con una propuesta atractiva y a la vez eficaz. 
En esta sociedad post-Covid donde la pandemia ha transformado los hábitos del consumidor, ha cambiado nuestra manera de vivir, relacionarnos y consumir, y surgen nuevas oportunidades en esta área que las empresas y los negocios deben saber aprovechar para mejorar su rendimiento y sus ventas. 

El uso de la empatía para poner a los clientes y usuarios finales en el centro de la ecuación en la resolución de problemas es la base del pensamiento de diseño. Con este enfoque, el diseño se convierte en una herramienta para el cambio, capaz de transformar la forma en que las empresas hacen negocios, contratan talento, compiten y construyen su marca. De hecho, la experiencia del cliente se está convirtiendo en una fuente clave de ventaja competitiva, y el diseñador digital en un perfil muy cotizado por las empresas.

Si analizamos datos estadísticos podríamos citar el estudio realizado por la consultora McKinsey en el año 2018, que estudió a 300 empresas durante un periodo de cinco años y mostró que aquellas que ejecutaban con excelencia los principios del diseño obtenían un 32 % más de ingresos. Otro dato interesante se obtiene de analizar el índice de valor de diseño del Design Management Institute, que refleja que las empresas orientadas al diseño han mantenido una ventaja significativa en el mercado de valores, superando al S&P 500 en un extraordinario 219 % en los últimos diez años.

¿Ha cambiado el diseñador digital su rol de técnico, en muchos casos externo, para convertirse en un perfil decisivo dentro del organigrama ejecutivo?

Hace años, cuando una empresa quería cambiar o realizar su imagen de marca, su identidad visual o realizar el grafismo de alguno de sus productos, externalizaba este trabajo contratando a agencias de publicidad y comunicación. 

Hoy en día, la demanda de este tipo de trabajos es tan grande que no hay grande o mediana empresa que no haya creado su propio departamento de diseño y marketing. A modo de ejemplos: el BBVA tiene en activo a más de 200 diseñadores en plantilla; o la internacional Honeywell ha contratado desde 2012 a más de 300 diseñadores. 

Además,  el papel clave del diseño va mucho más allá en la actualidad, ya que ya no se limita a un departamento determinado, sino que las empresas están adoptando el llamado “pensamiento de diseño”, un proceso creativo que engloba a toda la organización: gestión, servicios, edificios, productos, identidad visual, marketing…  

El diseño es apariencia, es usabilidad, es utilidad… ¿Cómo se combinan todos estos factores para transformarse en un producto o servicio de éxito?

El diseño digital concibe, idea, proyecta y desarrolla los actuales contenidos, formatos y productos necesarios en la industria, realizando comunicaciones visuales y audiovisuales para transmitir mensajes, información, para entretener, comunicar o dar visibilidad a una marca o producto. Es capaz de ofrecer un producto distinto y rompedor, y no solo eso, sino crear nuevas necesidades en los usuarios que hoy en día ni existen. 

La clave de un producto o servicio de éxito es brindar al usuario una experiencia única, satisfactoria y emotiva que lo fidelice a la marca, lo que se consigue con un buen diseño de la plataforma web o aplicación a utilizar (más accesible, intuitiva, estéticamente más atractiva…), aunando la creatividad, la visión estética, la usabilidad y el conocimiento del mercado. 

¿Puede citar y explicar algún ejemplo de marca o producto que deba su éxito principalmente al diseño? ¿Y alguna que haya fracasado por lo mismo?

Son muchos los ejemplos de marcas que deben su éxito al diseño no solo concebido desde un punto de vista gráfico, sino en su sentido más amplio de la palabra. IBM en 1956 puede ser el primer ejemplo de cómo una empresa se concibió como un producto de diseño en todas sus áreas cuando contrató al diseñador Eliot Noyes, modernizando todos los aspectos de la marca y convirtiendo en esa época a IBM en la compañía a imitar y haciendo famosa la frase: "Good design is good business".

Otro ejemplo muy significativo sería la marca Apple que desde que en el 2007 sacó a la luz el teléfono móvil Apple con pantalla multitáctil, conexión real a internet y la posibilidad de instalar una gran diversidad de apps, revolucionó el mercado convirtiendo a esta marca en paradigma del diseño. Apple consiguió con esa fusión entre el mundo práctico (usabilidad) y el mundo estético que la tecnología llegara a todos los usuarios.  
Hay muchas otras que deben su éxito al rediseño de su marca como Instagram, Spotify, WhatsApp o al diseño de su identidad visual y sus campañas publicitarias: Coca- Cola, Nike…

Pero hasta estas grandes marcas que hemos comentado han tenido sus productos poco exitosos por un mal diseño. Dos ejemplos podrían ser el caso de Apple que sacó al mercado en 1993 el Apple Newton PDA cuyo fracaso se debió principalmente a su precio nada competitivo, su tamaño, su pésimo reconocimiento de escritura a mano… o Microsoft, que en 1995 lanzó al mercado Microsoft bob, una interfaz para Windows que pretendía ser fácil de usar, pero el software exigía más rendimiento de lo que los ordenadores estándar del momento podían ofrecer. Estos ejemplos nos demuestran que, por un lado, se debe aprender de los errores como lo han hecho estos dos gigantes tecnológicos y por otro, el diseño es el factor clave para el éxito del producto.  

¿En qué sectores o en qué tipo de empresas o de servicios puede resultar más determinante el diseño digital?

El diseño digital es determinante en empresas de toda índole. En toda empresa cuyo cliente objetivo se mueva en el mundo digital resulta determinante un buen diseño de su marca y de sus productos para diferenciarse de la competencia y destacar en su sector. Hoy día son muy pocas las que no cumplen este requisito, da igual que sean del sector energético, producción, sanidad, telefonía, consultoría… 

Dicho esto, los sectores que más demandan diseñadores digitales son: agencias de publicidad y comunicación, empresas o agencias de diseño estratégico y transformación digital, televisión, banca, consultorías, agencias de marketing digital, operadores de telefonía… 

¿Cómo está actualmente la demanda de diseñadores digitales en el mercado laboral? ¿Qué perfiles profesionales dentro de esta área están más solicitados?

La empleabilidad actualmente ronda el 90 % y con unos salarios medios de 22.000 €/año para diseñadores junior y 35.000 €/año para los senior. 
Los perfiles más demandados son: Director de arte publicitario, Diseñador de interfaces, Diseñador de experiencias de usuario, Diseñador y desarrollador de apps o Diseñador y maquetador web, entre otros.

¿Qué características o destrezas ha de tener un buen diseñador digital?

Un diseñador digital debe ser por encima de todo creativo e innovador, pero también observador y analítico. Debe dibujar bien y tener capacidad para conceptualizar y conocer bien las herramientas gráficas para aplicarlas en sus procesos de diseño (Photoshop, Indesign, Illustration, After Effects, Premiere, 3Dmax, Cinema 4D) así como, conocimientos de programación. 

También debe tener espíritu de colaboración para trabajar bien en equipo, resolver problemas de forma colaborativa y tener dotes comunicativas. Así como poseer conocimiento del mercado y la sociedad a la que van dirigidos sus productos para poder dar respuesta a las necesidades del cliente. 
 

TwitterLinkedinFacebookEmail