Jaime de Jaraiz, CEO de LG Electronics

“En LG creemos que el producto más sostenible es el que te dura para siempre”

hg.,hgk.
LG Electronics es una de las mayores empresas de electrónica de consumo del mundo. Desarrolla avances tecnológicos en electrónica, comunicaciones móviles y electrodomésticos y ofrece empleo a más de 84.000 personas en la actualidad. Con sede principal en Seúl, Corea del Sur, es uno de los grandes conglomerados electrónicos del mundo. Posee 75 subsidiarias a nivel mundial. Jaime de Jaraiz está al frente de la compañía en España, una multinacional que ha puesto la sostenibilidad en el centro de sus operaciones.

LG es desde hace décadas una de las empresas tecnológicas líderes en España y el mundo. Desde esta perspectiva, ¿cómo ha evolucionado el perfil del cliente en las últimas décadas?

Llevo en la compañía 17 años y el cambio ha sido increíble. Igual que se han digitalizado los negocios y empresas a nivel personal, el consumidor ha cambiado mucho. Está más informado y toma decisiones más pensadas porque tiene facilidad de acceder a los productos que necesita en tiempo real y eso le hace ser más precavido. En los últimos 10 años de hecho ha evolucionado tanto que se ha convertido en el cliente que buscábamos como compañía. 

Nosotros no dejamos de ser una empresa de innovación a nivel mundial, por lo que esa evolución que ha sufrido el consumidor nos ha venido de perlas para pasar de ser una de las 10 mayores empresas del mundo hasta entrar en el top tres. La tecnología les hace la vida un poco mejor, y a nosotros nos beneficia de forma positiva.

LG nació hace más de siete décadas en Corea del Sur y hoy se ha convertido en un auténtico gigante a nivel mundial. ¿Qué le aporta a la compañía su presencia en mercados tan diferentes?

Cuando fui presidente en la sede de Canadá me di cuenta de que el mundo está más globalizado de lo que parece, ya que en Canadá convivíamos 50 culturas diferentes. Ahí me di cuenta de que nos parecíamos más de lo que pensábamos a pesar de las barreras que existían culturales, porque competimos con los mismos competidores. Nosotros competimos con las mismas marcas por unos consumidores con los mismos gustos y que tienen una tendencia hacia la unificación. Esto nos permite estar preparados para las tendencias que se van produciendo y cómo cambian en una parte del mundo y terminan arrastrando a otras partes. 

En este caso quizá las empresas coreanas fueron más agiles al darse cuenta de que no podían dominar la industria de la que formaban parte quedándose en su país de origen, y por eso desde los 70 empezaron una rápida apertura hacia otros países. Eso nos ha permitido ir más rápido que otras empresas y entender las dinámicas que han surgido en otros mercados que nos llevan a la conclusión de que en el fondo todos ellos se parecen muchísimo.

Otro de los grandes desafíos que tienen que afrontar las empresas es el de la sostenibilidad, ¿cómo afronta este reto una multinacional tecnológica como LG?

Es un tema que llevamos afrontando mucho tiempo, siendo una de las cinco empresas que más invierte en tecnologías verdes. Somos el mayor fabricante de baterías eléctricas del mundo, con una industria dedicada a la gestión y almacenamiento de energía. Está presente en nuestro ADN.

En España, en 2017, decidimos empezar a tomar parte directa, más allá de la sostenibilidad 1.0, el hacer lo correcto reduciendo emisiones, como por ejemplo trasladar siempre nuestros materiales con trenes eléctricos cuando sea posible o usando los llamados mega trucks cuando éstos no estuvieran presentes, e incluso priorizando tecnología LED -que nos da liderazgo en el mercado televisivo- porque tenían unas reducciones de CO2 enormes. O recientemente nuestros ordenadores ‘Gram’, llamados así por pesar menos de un kilo y que pocos pueden hacer. Todo esto hace que se reduzcan las emisiones en las fases de producción y de transportes, que es donde más se producían. Hacía tiempo que hacíamos actividades sostenibles de tipo corporativo, con nuestra decisión de tener emisiones netas cero, pero en 2017 quisimos tomar parte a nivel local con el movimiento local ‘Smart Green’, y no podíamos prever los resultados. Para 2012 hemos replantado más de cuatro millones de árboles, algo que pocas empresas a nivel mundial podrían decir. 

Nos dimos cuenta de que las empresas son la solución para paliar los efectos del cambio climático y que son ellas las que tienen que empezar a tomar la responsabilidad de empezar a tomar las cosas y hacer que la sociedad se mueva, el proceso que llamamos ‘sostenibilidad 2.0’, con el objetivo altruista de recuperar un ecosistema por completo, sin que tenga que ver con el negocio pero que demuestre que tienen una preocupación más allá de la industria y con la sociedad. Así es como pensamos que podemos cambiar las cosas.

En nuestra sede de Madrid comenzamos hace unos años un proyecto piloto de una ‘casa pasiva’, y por ella han pasado más de 350 empresas, 60 CEOS, ex ministros y altas personalidades internacionales, y es ahí, con el ejemplo de una casa sostenible donde les hablamos de esa sostenibilidad 2.0 con acciones que contribuyan a la regeneración. En 2022 tenemos planteado un proyecto de plantar 47 millones de árboles cada año, uno por español, a través de los ayuntamientos que nos ayuden con los colegios públicos y residencias de ancianos, uniendo a dos generaciones que ayuden en esta lucha. 

Nuestro siguiente nivel será reforestar la posidonia en el lecho marino mediterráneo por su capacidad de absorber CO2, porque una sola hectárea puede absorber 14 veces más CO2 que el equivalente en el Amazonas. Y es algo que invito a todas las empresas a que hagan: recuperar ecosistemas, aunque sean pequeños, porque entonces nos seguirá la sociedad y podremos salvarnos a nosotros mismos, cogiendo el liderazgo desde las empresas y no esperando a que sea demasiado tarde para hacer algo.

Se habla mucho de la obsolescencia programada de muchos de nuestros aparatos cotidianos, ¿cambiar esta percepción y hacer dispositivos más duraderos es también sinónimo de una empresa más sostenible y concienciada?

El producto más sostenible es el que te dura para siempre. En 10 años cambian muchas cosas en la tecnología, y en 20 años ya es algo radical. La eficiencia energética en estas dos décadas ha dado un salto cualitativo enorme, gastando una cuarta parte en comparación. La eficiencia energética que se puede ganar en los próximos años es relativamente marginal, lo que implica que los fabricantes que puedan fabricar productos que sean muy longevos y que duren toda la vida terminan haciendo un favor a la ecología. Tenemos que garantizar la compra del mejor producto posible pero que además dure toda la vida si es posible. 

Nosotros estamos en contra de la obsolescencia programada a nivel mundial y lo decimos con compromisos con el consumidor, certificando por ejemplo nuestras lavadoras para 22 años, más que la mejor del mercado a nivel intensivo. Nuestros motores magnéticos producen un movimiento que, al no llevar más que imanes, impiden la rotura del motor, y lo reforzamos con garantías de hasta 20 años, poniendo un producto que dure el máximo posible y que sea de acceso al público masivo, no para una minoría. Y eso es algo que me enorgullece y me gustaría que todas las empresas nos copiaran. 

Por último, ¿cómo imagina el futuro de su empresa y de su sector en los próximos 10 años?

Más que del sector, prefiero hablar de todos los sectores. La década del 2010 al 2020 ha sido de la digitalización, de la que hemos formado parte en todas las empresas con nuestra tecnología y ha supuesto un cambio radical. Y la que viene ahora, hasta 2030, será la de la sostenibilidad porque no nos queda más remedio: o lo es y empezamos a cambiar las cosas rápidamente, consumiendo de una forma diferente, empezamos a ser más responsable y a tomar parte activa en todas las industrias o no tendremos otra década con el mismo nivel de vida. 
Empezaremos a ver consecuencias que no queremos y somos muchos los que hemos decidido no esperar y tomar acción para evitar que eso ocurra. Espero que en 10 años el mundo sea mejor, que siga el lema de “Innovation for a better planet” que tenemos en la empresa, ayudando a tener una mejor vida a través de la innovación, siendo nosotros aún una de las empresas más responsables a nivel mundial y disfrutando de lo mejor que tiene la vida que son las personas.

TwitterLinkedinFacebookEmail