El uso de las facturas electrónicas crece en el sector de la automoción

Según el Estudio sobre el uso de la Factura Electrónica en España 2017-2018, elaborado por SERES, el sector automovilístico representa el 4,03 % de las empresas emisoras de facturas electrónicas españolas y el 7,49 % de las receptoras, cuya participación en el PIB se sitúa en torno al 10 %. Esta fácil adopción al sistema electrónico ha nacido de forma natural, debido a que el sector fue pionero en el uso de sistemas de intercambio electrónico de documentos (EDI).

Hay otros sectores que también utilizan este mecanismo de facturación. El de servicios lidera el mercado con un 55,92 % en emisión y un 58,45 % en recepción. Le siguen la industria, con el 41,80 % y el 36,68 %, el sector primario con el 3,06 % y el 3,21 %, y otras actividades con el 0,7 1%  y el 1,66 %.

Según el informe, gracias al uso de la factura electrónica, las empresas españolas se ahorraron en 2018 algo más de 900 millones de euros en la gestión de las facturas recibidas y 511 millones de euros en la gestión de las facturas emitidas. También se ahorraron 662.145 horas en la tramitación de las facturas recibidas y 106.963 horas en las emitidas, además de reducir de manera significativa el impacto medioambiental derivado de la eliminación del uso de papel.

El 2019 será un año muy importante para la universalización de la factura electrónica en la UE. El nuevo estándar europeo de factura electrónica, que será obligatorio en las relaciones B2G a partir del próximo 18 de abril, y las primeras iniciativas nacionales que apuntan a una obligatoriedad general del uso de la e-factura serán el espaldarazo definitivo a la desmaterialización de la factura y al impulso del intercambio electrónico de otros documentos. “La e-factura es una pieza clave de la transformación digital de los negocios y sus efectos positivos empezarán a notarse en el conjunto de la sociedad”, añade Alberto Redondo, director de Marketing de SERES para Iberia y LATAM.

 

TwitterLinkedinFacebookEmail