Martín Sellés, nuevo presidente de Farmaindustria para los próximos dos años

La Asamblea General de Farmaindustria, reunida hoy en Madrid en sesión extraordinaria, ha elegido por unanimidad a Martín Sellés como nuevo presidente de la Asociación para los próximos dos años. Sustituye en el cargo a Jesús Acebillo, cumpliéndose así con los Estatutos de Farmaindustria, que establecen la rotación cada dos años al frente de entidad entre los tres grupos de empresas que conforman la Asociación según el origen de su capital: nacional, europeo y americano. Sellés representa al grupo de compañías de capital americano.

Durante la Asamblea, en la que también quedó constituida la nueva Junta Directiva y el nuevo Consejo de Gobierno de la Asociación, el nuevo presidente agradeció la confianza puesta en él para presidir Farmaindustria en unos años “llenos de retos en un entorno complejo”, pero también de grandes oportunidades para el sector, entre las que destacan la posibilidad de convertir a España en un referente mundial en I+D biomédica, garantizar el acceso a las innovaciones disruptivas que caracterizan la nueva medicina de precisión y colaborar de forma intensa para garantizar, junto con el resto de los agentes, la sostenibilidad y la calidad asistencial del Sistema Nacional de Salud.

La incertidumbre que provoca el denso calendario electoral en España, el proceso del Brexit, las amenazas de proteccionismo comercial a escala global, la presión de Bruselas para que los países mantengan la disciplina presupuestaria, la aparición de innovaciones disruptivas y la tendencia al alza del gasto sanitario en una población cada vez más envejecida son factores que configuran un escenario muy complejo para las compañías farmacéuticas en los próximos años, según el nuevo presidente de Farmaindustria.

“Sin embargo –añadió Martín Sellés–, cuantos más retos presenta el entorno más puede aportar nuestro sector: un sector que trae inversiones muy relevantes a nuestro país; que invierte en investigación básica y clínica y en plantas de producción; un sector que genera empleo cualificado, bien remunerado, con contratos indefinidos y donde la mujer juega un papel cada vez más relevante en todos los niveles de nuestras organizaciones; un sector que apuesta por la gente joven, que invierte en formación y cualificación de sus empleados, que exporta e importa talento; un sector, en fin, ejemplar”.

Para el nuevo presidente de Farmaindustria, si bien es muy importante lo que el sector aporta a la sociedad en términos económicos y de I+D (casi 11.000 millones de euros en exportaciones y 1.150 millones en I+D) y también de empleo (cualificado, estable, joven e igualitario), lo es más “lo que ayuda a los pacientes todos los días”. “En esta vida nos podemos enfrentar a muchas desgracias, pero una de las mayores es que te diagnostiquen una enfermedad grave, a ti o a algún ser querido; entonces nos damos cuenta de que el resto de problemas son menores, casi ridículos, y es en ese momento cuando puedes tener la suerte de que exista un medicamento eficaz para tratar esa enfermedad grave, o bien la desgracia adicional de que no exista ese fármaco. En España, gracias al intenso trabajo realizado por nuestro sector, en colaboración con los profesionales sanitarios y el resto de agentes del sistema sanitario, muchos pacientes pueden disponer de esos medicamentos que necesitan”, afirmó.

Sellés destacó en este sentido los logros de las últimas décadas: “Hemos conseguido curar muchas enfermedades que no tenían curación, cronificar enfermedades que eran mortales, mejorar significativamente la supervivencia de muchos tipos de cáncer…”. Y subrayó los desafíos y oportunidades que se abren con la medicina personalizada, “que ya es una realidad”, señaló: “En algunos casos, gracias a la terapia génica vamos a ser capaces de entrenar, de capacitar, a nuestro sistema inmunológico para que pueda vencer al cáncer sin necesidad de tomar un medicamento cada día, sin necesidad de ir al hospital todas las semanas o todos los meses. Hablaremos de intervenciones terapéuticas más que de medicamentos. Lo que vamos a vivir en los próximos años es realmente excepcional”.

Junto a estos grandes avances de la mano de la “innovación transformacional” o disruptiva, Sellés subrayó también el valor de la “innovación incremental”. Sin ésta no hay innovación disruptiva, afirmó, y, por tanto, la innovación incremental, que permite desarrollos en medicamentos ya comercializados como mayor rapidez de actuación, facilidad de uso o mejoras en la seguridad, tiene que ser reconocida y valorada adecuadamente”.

Sin embargo, de poco sirven los medicamentos innovadores si los pacientes no tienen acceso a ellos, manifestó el nuevo presidente de Farmaindustria: “Es nuestra responsabilidad desarrollarlos y también hacerlos accesibles a los pacientes en un entorno que permita la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario. Teniendo claro, por supuesto, que para que el sistema sea sostenible tiene que estar adecuadamente dotado y financiado”.

Colaboración con la Administración

La industria farmacéutica, insistió Sellés, está plenamente comprometida con esa sostenibilidad y por ello debe ser capaz de “establecer una relación de confianza y entendimiento mutuo con el Gobierno y buena parte de sus Ministerios: Sanidad, Hacienda, Industria, Ciencia e Innovación… Todos ellos nos tienen que ayudar para que podamos traer más fondos a nuestro país creando el entorno y las condiciones adecuadas para que podamos pelearcon éxito por esas inversiones que hacen nuestras compañías multinacionales en otros países, y nos tienen que ayudar para que nuestras compañías nacionales puedan contar con una sólida base en España para impulsar su expansión en el exterior”.

También es esencial colaborar con las distintas administraciones sanitarias en aspectos clave como la medición de resultados en salud, donde se ha “iniciado un camino interesante que hay que seguir y reforzar. Si queremos dar una idea real de lo que aportan nuestros medicamentos en términos de salud, pero también de ahorros y de mejora de la productividad para la sociedad, tenemos que medir más, mejor y más sistemáticamente los resultados en salud”.

Dentro de este escenario de colaboración, Martín Sellés destacó el ejemplo de la investigación clínica: “Hemos sido capaces de convertir a España en una potencia mundial de primer orden en investigación clínica, con lo que eso representa para los hospitales, para los investigadores y para los pacientes. Tenemos que seguir trabajando conjuntamente para consolidar esa posición”.

Así, explicó que los ensayos clínicos no sólo representan ingresos para los hospitales y experiencia y reputación para los investigadores clínicos españoles, sino que, sobre todo, permiten generar nuevas esperanzas, bien fundadas, para pacientes que siguen vivos gracias al acceso temprano al tratamiento que implica la participación en un ensayo clínico.

Tanto en la medición de resultados en salud como la apuesta por la investigación clínica la participación de los profesionales sanitarios resulta esencial, y por ello el sector debe “seguir construyendo una relación fructífera con ellos”, sostiene Sellés, que sea además positiva para los pacientes y para el propio sistema sanitario. También destacó el papel clave que juegan las organizaciones de pacientes, que hacen un trabajo encomiable y cuya voz “debe tener cada vez un reflejo mayor en la política sanitaria”.

Despedida de Jesús Acebillo

Finalmente, el nuevo presidente quiso agradecer al presidente saliente, Jesús Acebillo, su compromiso y el trabajo que ha desarrollado en los últimos dos años en defensa del sector “y buscando siempre lo mejor para todos”.

Acebillo agradeció también el apoyo recibido en estos últimos dos años, durante los que se han logrado avances que colocan al sector “en una situación de mayor solidez y proyección ante el futuro”. El presidente saliente destacó que en estos años Farmaindustria ha sido capaz de trasladar a la sociedad el enorme valor que lleva aparejado el medicamento innovador, tanto en términos de mejora de la salud de los pacientes como de generación de inversiones en I+D, estímulo del tejido investigador, creación de empleo de calidad y fomento de la productividad económica.

Otro aspecto clave ha sido la contribución a la sostenibilidad, cuya máxima expresión fue la firma del Convenio con el Gobierno, por el cual se facilitó al país “un instrumento para tener bajo control el crecimiento global del gasto, y eso nos ha dado a cambio un escenario de predictibilidad y estabilidad que es imprescindible para que podamos desarrollar nuestra actividad con garantías de futuro y que se ha traducido en un fuerte aumento en los últimos dos años de nuestras inversiones en I+D”.

Por último, Acebillo quiso hacer mención a otro de los ejes estratégicos de estos dos años: la firme apuesta por la transparencia, un “proceso irreversible” que ha situado al sector “a otro nivel ante la sociedad”. “La publicación de nuestras colaboraciones con organizaciones y profesionales sanitarios no sólo ha puesto de manifiesto las medidas que en este ámbito ya habíamos tomado en el pasado, sino que ha mostrado que vamos muy en serio, que entendemos las demandas de la sociedad moderna, y que creemos en lo que hacemos y en la legitimidad de la colaboración necesaria entre industria farmacéutica y organizaciones y profesionales sanitarios”.