Imagen digital

Por Rebeca Ávila Álvarez, Directora de Comunicación & RRPP Accor Hotels España & Portugal y Creadora & Editora Workingoutfits.com

Vivimos en la era digital y la imagen que proyectamos en el mundo online importa tanto como la real. Un desafortunado tweet puede perjudicar tu éxito profesional en un determinado momento o incluso para siempre, los nethunters(o headhunters del siglo XXI) surfean en redes sociales para analizar perfiles y comportamientos y ¿quién no ha googleado en algún momento para tener un poco más de información de esa persona con la que nos vamos a reunir?

Por otro lado, el mundo laboral tan competitivo en el que nos movemos, exige a los profesionales ganar en visibilidad. De ahí que sea importante ser conscientes y trabajar nuestra imagen onlinede una manera adecuada para que la huella que vamos dejando en el mundo onlinesea coherente y nos beneficie.

¿Qué hay que plantearse antes de trabajar nuestra imagen online?

Lo primero son los objetivos, teniendo claro lo que perseguimos estando presentes en el mundo online: ¿Buscamos desarrollar marca personal? ¿Captar clientes? ¿Cambiar de sector de actividad? ¿Encontrar empleo? ¿Para qué públicos queremos ser visibles? Este es un punto fundamental. Saber a quién nos interesa dirigirnos.

Una vez definidos objetivos y públicos, es crucial analizar el ¿cómo?, ¿dónde debemos estar presentes?, ¿cuáles son las redes sociales o plataformas donde nos interesa tener presencia?, ¿qué valores de nuestra marca personal nos interesa proyectar? Y, por supuesto, poner en marcha un plan de acción.

Tips para cuidar nuestra imagen en el mundo online

1ª Estar en las redes sociales. Sí o sí, no hay discusión posible pues el mundo de hoy es online. Es importante trabajar muy bien nuestra presencia cuidando especialmente la fotografía y la biografía. Linkedin es imprescindible pues es una red que muestra la trayectoria pero también lo que eres capaz de hacer y ofrecer profesionalmente.

2ª Ser activo. De nada sirve abrir perfiles en redes sociales si no se actualizan o no se está presente de manera continuada. La constancia es vital.

3ª Cuidar al máximo lo que se comparte. La prudencia y el sentido común imperan. Hay que evitar temas polémicos (por ejemplo los relacionados con la política, la religión, el sexo) o sencillamente que no se dominen.

4ª Tratar de separar lo personal de lo profesional. Aunque es cierto que las redes sociales han diluido las fronteras entre lo público y lo privado, lo personal y lo profesional y cada día es más complicado, no es imposible y existen mecanismos. Por ejemplo las redes sociales permiten arbitrar el tipo de información que se comparte y a quien se comparte, por otro lado, cada vez más empresas cuentan con un protocolo específico de buen uso de redes sociales, que sirve de guía a los empleados sobre qué comportamientos están o no alineados con la política y los valores de la empresa, siempre respetando por supuesto el derecho a la intimidad y a la libertad de expresión.

5ª Convertirse en experto. En el mundo online la especialización se premia. Por eso es imprescindible elegir un área, una materia de interés y desarrollar un expertiseen torno a ella. Crear un blog. Es la mejor herramienta para posicionarnos como expertos en un determinado tema.

6ª Aportar valor. Imprescindible para ganar en influencia y tener seguidores. El valor se consigue dando respuestas a necesidades específicas de la gente.

7ª Innovación & Pasión. Hay que intentar hacer cosas nuevas, diferentes a lo que ya existe. Y en este área la pasión es de gran ayuda pues cuando trabajamos en algo que realmente nos apasiona, somos más creativos porque no nos importa echar las horas que sean necesarias.

8ª Cuidar la actitud online. Imprescindible. Compartir contenido desde la responsabilidad, tratar de responder siempre de manera educada y respetuosa.

9ª Analizar nuestra reputación online. De la misma forma que lo hacen las empresas sobre sus servicios y/o productos, es necesario practicar de vez en cuando el “egosurfing” o lo que es lo mismo, ver lo que dice Google de nosotros. Herramientas: Klout, para medir el grado de influencia en las redes sociales; Google Alerts, para recibir alertas siempre que publiquen algo de nosotros; SocialMention, para analizar quién nos menciona, dónde y cuándo.

10ª Analizar los resultados. Una vez hemos puesto en marcha un plan de acción, cada cierto tiempo hay que ir viendo los resultados que hemos obtenido, si vamos ganando en visibilidad o no y en caso necesario poner en marcha correcciones al plan.