Lush Prize – Luchando en Contra del Testado en Animales

Sin lugar a dudas, en los últimos veinte años se han producido enormes cambios en relación con las pruebas en animales. La concienciación del público sobre la falta de fiabilidad de este tipo de experimentos y la crueldad con que se trata a los animales ha aumentado considerablemente. Los métodos de las pruebas sin animales han avanzado, su uso es mucho más frecuente y numerosas empresas reconocen ya sus ventajas económicas y científicas.

En la Unión Europea, India e Israel, las pruebas de cosméticos en animales están prohibidas, y se están promoviendo medidas similares en muchos países. Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer.

En 2012, los propietarios de Lush, fabricante y distribuidor de cosméticos frescos hechos a mano, se sentían frustrados por el arraigo de las pruebas con animales en la industria. A pesar de implantar políticas internas que prohibían la compra de ingredientes a compañías que realizaran pruebas en animales y el uso de este tipo de pruebas en sus propias formulaciones finalizadas, seguían considerando que la erradicación de las pruebas con animales en la industria se estaba prolongando demasiado.

De forma que desarrollaron una idea: un premio anual con un fondo de 250.000 libras (350.000 euros) para impulsar la sustitución completa de los animales en los experimentos, en especial en las investigaciones en el campo de la toxicología (pruebas con productos químicos).

¿Quieres saber más sobre Lush Prize? Nos lo cuenta Hilary Jones, directora de Ética profesional de Lush, en nuestro último número.