Alta tecnología en el green

Para los aficionados al golf, Yamaha ya contaba con una gama de vehículos que, recientemente, se ha renovado completamente, con un listado de innovaciones que resulta notable. Os contamos todos sus secretos…

Lo último para los aficionados al golf viene sobre cuatro ruedas. Y aunque no sean coches de carretera, sus responsables han aplicado un gran número de elementos directamente sacados de sus “hermanos mayores”. Inyección de combustible, carburación, corriente alterna y corriente directa… Son algunos de los puntos tecnológicos que incluyen lo más novedoso en este tipo de vehículos.

La nueva gama Drive2 de Yamaha lleva un montón de mejoras con respecto a sus predecesores. Destaca que se ha conseguido ahorrar tiempo en las tareas rutinarias del mantenimiento del coche aplicando importantes mejoras sobre el G29, que se presentó en 2006.

Diez años después, la nueva generación de coches de golf de la marca sigue destacando en los amortiguadores traseros con la sofisticada suspensión independiente, similar al de los coches normales. Ahora mejora con un sistema trasero de alto rendimiento en los dos modelos eléctricos y en el de carburación. Los ingenieros de Yamaha han desarrollado así un coche de gasolina (el QuieTech) casi tan silencioso como un modelo eléctrico. Además está equipado con el primer sistema de suspensión trasera independiente montado en un coche de golf o vehículo de transporte personal.

En el interior se ha diseñado un revolucionario panel de instrumentos de inspiración automovilística, un 34 por ciento más grande que el modelo anterior, e incluye zonas de almacenamiento para guardar dispositivos móviles, catalejos o bebidas.

En cuanto al exterior, las nuevas líneas de diseño destacan a lo largo de la carrocería. Además, la tapa trasera ha aumentado generosamente de tamaño para facilitar el acceso al motor.

El PowerTech es el modelo de la nueva gama que se mueve gracias a un motor eléctrico de corriente alterna presentado en 2015.

En definitiva, vehículos pensados para los jugadores más exigentes, que quieren disfrutar del golf sin renunciar a la agilidad y diversión sobre ruedas.